Mundo virtual

Loading...

Traductor

Buscar en este blog

Sígueme

twitter facebook linkedin googleplus youtube pinterest

sábado, 23 de julio de 2016

El tiempo, la vida y la muerte

El tiempo, la vida y la muerte

por
 AnaAlejandre

La actualidad siempre incansable en una continúa vorágine de noticias, la mayor parte son horribles en su significado por la realidad cruel que muestran: accidentes, terremotos, naufragios, asesinatos, guerras declaradas o subrepticias, masacres, y una larga lista de horrores que se perpetúan en la memoria de los hombres y en las retinas de quienes asisten, asistimos, atónitos, horrorizados, impotentes al espectáculo que propician los medios de comunicación, desesperanzados de que el mundo llegue a ser, alguna vez, ese lugar, si no paradisíaco, al menos habitable.

Para ello sería necesario pero impensable no tener que desayunar, día tras día, con el repertorio incesante de sufrimiento y muerte, en una escalada que parece no tener límite alguno, como si el mundo estuviera sostenido por las insaciables y terroríficas fauces de un demiurgo atroz que necesitara devorar diariamente miles de vidas humanas en un perpetuo, renovado y pavoroso sacrificio que no saciara nunca su hambre y sed de sangre humana.

A gran escala, la sociedad humana es como un espantoso campo de concentración en el que se perpetraran impunemente la masacre cotidiana de miles, de decenas y centenares de miles de seres inocentes, a través de múltiples recursos y variaciones: accidentes, asesinatos, suicidios, guerras, hambrunas, enfermedades sin solución posible ofrecida por la ciencia, o inaccesible para el bolsillo paupérrimo de quienes las padecen. No existe una mente criminal que gobierne esta sangría humana, son muchas, en ocasiones, y ninguna, en otras, causadas por la fuerza devastadora de la Naturaleza, harta de verse continuamente constreñida en sus propias leyes lo que le hace rebelarse ante la tiranía de los hombres, ofreciéndole continuas demostraciones de su inmenso e incontenible potencial devastador en forma de erupciones volcánicas, terremotos, sutnamis, ciclones, inundaciones, sequías y un largo etcétera que convierten a ciertas latitudes de la tierra en continuos escenarios de horror y muerte.

Aunque, para que suceda todo esto, es necesario un elemento principal sin el que la vida no sería posible: el tiempo. Éste sigue en su inmutable discurrir, trayendo una tras otras las estaciones del año, renovando el calendario en un interminable cambio de días, meses y años, y la imposibilidad de parar su indiferente marcha, lo convierte en un enemigo más, pero el más implacable de todos, de los muchos que el ser humano y todos los demás seres vivos tienen que sortear. Y todo ello poque el tiempo, en su incansable e imparable marcha, es la máquina más perfecta que existe para acabar con la vida, las esperanzas del ser humano y sus vanas ilusiones. 

El poeta latino Marcial decía que” la mentira nunca muere de vieja”, aludiendo a que el propio tiempo es el mayor revelador de la verdad a la que trata de enmascarar la mentira. También Eurípides afirmaba que “el tiempo no se encarga de realizar nuestras esperanzas, hace su obra y levanta el vuelo”.

El tiempo no es solo el asesino de la vida, que transcurre a través de él como el agua de un río por su cauce hasta que éste se agota, sino que también mata las ilusiones, la felicidad que un día pasó por nuestras vidas, la juventud, la salud y la inocencia.

Muchas veces, el tiempo ha sido también el salvoconducto para quienes decidieron, un día, retrasar un viaje y no tomar un determinado avión que después se estrelló, matando a todos sus ocupantes. O el de declinó pasar por un determinado lugar a la hora en la que lo hacía habitualmente y se salvó, por esa decisión de interrumpir una acción cotidiana, de que le aplastara un muro o cualquier elemento arquitectónico que se desploma desde su ubicación, aplastando todo lo que coge debajo. Pero también las propias víctimas de tales sucesos murieron porque estaban en el sitio y a la hora en el que el destino tenía marcado su encuentro con el suceso fatal.

El tiempo puede ser aliado o enemigo, de forma ciega, debido al azar o a algo que está por encima de todos y es incomprensible para la mente humana. Ante el desfile cotidiano de horror y muerte, es fácil preguntarse por qué unos seres mueren, por estar allí de forma casual o habitual, y otros se salvan porque se han ido, o aún estando en el mismo lugar de la catástrofe, del asesino o del escenario de guerra se salvan misteriosamente. ¿Por qué para unos ha llegado la hora de morir y otros se salvan por una decisión de no ir,  marcharse o permanecer en un determinado lugar y a una determinada hora? ¿Quién maneja los hilos sutiles del destino de los hombres? Para uno será Dios, para otros el azar y para muchos será el propio destino singular de cada ser humano.

Es curioso, sin embargo, que en todas esas posibilidades, siempre el factor tiempo juega un papel esencial, como si repartiera las cartas de un macabro juego en el que se juega, como premio o castigo, la propia vida.


domingo, 3 de enero de 2016

Mundo virtual vs mundo real

Ana Alejandre                                                                                            


Actualmente, entrar en el mundo virtual a través de internet es casi un rito obligatorio para cualquier ciudadano que quiera estar integrado en esta sociedad de la comunicación y la tecnología en la que todo empieza a tener, cada vez de forma más acusada, una naturaleza virtual que incita a pensar que, en un futuro próximo, la realidad, es decir, el plano físico en el que nos desenvolvemos, tendrá mucha menor importancia que en el presente, y lo virtual sustituirá la parcela de realidad que vayamos perdiendo de forma lenta pero imparable, aunque nunca  será igual de gratificante, por mucho que nos engañemos, lo que vivamos "a distancia" o "virtualmente" que lo que vivimos en la realidad y sin soporte informático o electrónico que lo haga posible.
                                                                                                                                                             
Los ordenadores, los móviles y las tabletas se han convertido en los aliados perfectos y sustitutivos potenciales de esa realidad a la que quieren suplantar hasta llegar a ser ésta una entelequia aburrida para quien se obsesiona por las comunicaciones a distancia, por esa extraña fascinación que ejercen los dispositivos electrónicos, auténticos genios contenidos, en vez de una botella a la que hay que frotar, en un aparato electrónico al que hay que encender y  que responde rápidamente a nuestras preguntas, realiza nuestras órdenes  y atiende a nuestros deseos.
Es por ello que los nuevos dispositivos electrónicos están cumpliendo un viejo sueño de la Humanidad: tener un genio generoso y servicial que siempre cumpla nuestros deseos sin cuestionarnos, contradecirnos o desobedecer a nuestros mandatos, los que  siempre obedece el artilugio en cuestión con sólo apretar un botón, convirtiéndonos en seres poderosos que es obedecido inmediata y constantemente a sus mandatos a través del teclado que nos traslada al mundo virtual en el que las leyes que lo rigen son siempre más benevolentes para los usuarios que frecuentan la virtualidad y sus muchos reclamos.
Esto ensancha el área de poder de los adictos al mundo virtual inmediata e infaliblemente, lo que provoca una extraña y embriagadora sensación de poder que la vida real arrebata o niega siempre, porque en ella no podemos apretar un botón para que sean cumplidas nuestras órdenes con igual facilidad que sucede en el mundo virtual que se convierte  así en el espacio inmaterial en el que ejercemos un omnímodo poder que la realidad nos niega constantemente con sus leyes implacables que niegan la existencia de genios complacientes a nuestros deseos, posibilidad que la virtualidad nos ofrece fielmente a través de  los diversos artilugios electrónicos que crean la realidad virtual, al lado de la que la  verdadera realidad parece triste, anodina y frustrante.
Si los drogadictos quieren huir a los paraísos artificiales a caballo de la heroína, crash, cocaína, etc., los adictos al mundo virtual -ya hay psicólogos dedicados a tratar la creciente adicción a los móviles-, huyen de la triste realidad siempre frustrante para llegar a esa zona intemporal, inmaterial y gratificante en la que se pueden realizar viajes a lugares exóticos, lejanos e inalcanzables, sin moverse del asiento ante el ordenador por el que navegamos por internet; o bien, a través de la consola de videojuegos, vivir aventuras apasionante con roles de héroes o villanos que pueden realizar todas las hazañas que la vida ramplona niega;  o gracias  al móvil o el chat podemos habla con quienes están lejos, incluso con perfectos desconocidos,  lo que es siempre más excitante, porque hablar y relacionarse con quienes están lejos e invisibles por el misterio, la lejanía y el morbo que ofrece.
Es esa atracción por lo lejano, desconocido y misterioso lo que convierte al simple hecho de comunicarse con alguien desconocido de quien ignoramos todo, pero podemos imaginar su apariencia, circunstancias y personalidad, en un amplio, casi infinito, abanico de posibilidades que la realidad, siempre tan limitadora por definidora, niega por su naturaleza objetiva y la cercanía que ofrece. Es esa cercanía lo que siempre representa una limitación a la imaginación, a la aventura y a la duda. Ingredientes todos que siempre ofrecen un plus de atractivo, misterio y morbo a cualquier relación en la que todo lo que no se puede ver ni comprobar toma esos tintes atractivos que dotan de cualidades imaginarias y borra los defectos que la cercanía real, el trato directo y personal,  impiden que nazcan unas y se destaquen, otros. La cercanía es como un foco que ilumina las zonas oscuras, precisamente aquellas que quedan siempre a la sombra en la relación virtual, que se convierte en una imaginaria realidad en la que todo parece ser, pero nada es ni existe realmente fuera de ese mundo etéreo del que el verdadero constructor es el propio sujeto que proyecta, en la pantalla de su dispositivo electrónico, sus propios deseos insatisfechos, sus esperanzas siempre frustradas y su deseo de vivir otra vida diferente a la suya que, por cotidiana y anodina, no soporta y de la que quiere escapar, constantemente, a través del fiel servicio de esa lámpara de Aladino que es el ordenador, la tableta, la consola o el móvil, que siempre le responde pero no al frotarla, sino al darle al botón de encendido que enciende no sólo la pantalla, sino la imaginación del usuario y su necesidad de vivir una ficción que le ayude a soportar la realidad que le aplasta de forma inmisericorde, con su carga insoslayable de frustración y derrota.
Es este exceso de virtualidad que suplanta a la vida real la que provoca que se empieza a dar el caso de personas -entre las que destacan muchos famosos-, que están borrando sus perfiles de las redes sociales por considerar que eso no es la vida real, sino una mera ficción que les roba tiempo para vivir de verdad en el mundo físico y no virtual, mundo etéreo en el que los amigos no son tales, sino meros conocidos en la lejanía, y las aventuras vividas en las consolas de videojuegos son otra forma de alienación que tratan de enganchar con sus artificios a quienes, incautos, caen en sus redes de adicción, hasta llegar a no vivir nada más que a través de esos artilugios electrónicos como vías de escape de una realidad que no les ofrece nada más que frustración y desaliento.
Todo es bueno utilizado con mesura. El problema surge, al igual que con todo tipo de adicciones: tabaco, alcoholismo, drogadicción, en las que se empieza poco a poco, hasta que llegan a dominar a voluntad del sujeto. Siempre se empieza  a  navegar por internet, hablar por el móvil, jugar a los videojuegos, etc., uno minutos al día, unos días a la semana y, poco a poco, llega a convertirse en una obsesión que roba autonomía, libertad y autocontrol y, por supuesto, tiempo que es el bien más valioso que tenemos.  Por ello, se llega a convertir ese imaginario genio, amable y servicial, contenido en el dispositivo, en un demiurgo cruel y dictatorial que va exigiendo cada vez más tiempo, más dedicación y más atención, descuidando las verdaderas relaciones humanas y próximas:  familia, amigos, el trabajo y las obligaciones, además del abandono de las relaciones personales, para dedicárselos a ese  atractivo mundo virtual que borra fronteras temporales y espaciales y llega a dominar por completo la mente del individuo que quiere encontrar en él ese paraíso perdido que representa toda infancia.
Sin embargo,  el adicto al mundo virtual, al final, va perdiendo su tiempo, su vida y todo lo que es real, auténtico y verdadero, a cambio de una ficción que se apodera de su voluntad, sin dejarlo escapar, si no despierta a tiempo de ese sueño irreal. Esa afición adictiva  le demuestra a todo enganchado a la virtualidad que, en contra de lo que se afirma, la realidad sí supera a la ficción, porque la ficción que supone el mundo virtual supera, para muchos enganchados a esa nueva droga, a la propia realidad a la que termina sustituyendo de forma paulatina e irreversible.

Todo paraíso artificial es peligroso. Cuando el ser humano se evade de la propia realidad en la que vive y le define y conforma, queda siempre ante un precipicio que ofrece  la oscuridad de la nada que esconde en el fondo y en el que siempre, antes o después, cae quien deja de tener contacto con la realidad, olvidando que ésta es la que le sustenta y sostiene ante el vacío de la virtualidad. Es esa ficción que  finaliza sólo con apretar un botón que apaga el mundo falso de imágenes evanescentes en el que el iluso cree habitar, olvidando la vida real que le espera siempre, al igual que los seres reales que la habitan, sin mentiras ni artificios, pero con la palpitante verdad que siempre es en la que muchos se sienten perdidos o de la que quieren huir. Por ello, eligen el camino equivocado que les lleva a adentrarse en la negrura del vacío que es lo que, realmente, existe detrás de cualquier pantalla cuando ésta se apaga. Es entonces cuando muestra su verdadera naturaleza:  la que imita, con la vorágine de imágenes y sonidos, a la realidad que sólo ofrece en su mera apariencia dotada de gran fidelidad formal, pero a la que le falta la vida, ese misterioso don que discurre por el cauce de la realidad, y del que está desprovista la fría, aséptica, cibernética e inerme virtualidad.